LOS NUEVOS TIEMPOS DIGITAL
cafebambu76@gmail.com

CUBA POR DENTRO

"Twitter cubano", nuevo obstáculo para disidentes

MIAMI (AP) -- La relevación de que un programa financiado por el gobierno estadounidense creó una red social basada en los teléfonos celulares de Cuba posiblemente dificulte el trabajo de blogueros independientes y grupos de exiliados que trabajan para que los cubanos tengan más acceso a esas tecnologías.

 

Yoani Sánchez, una de las disidentes cubanas más conocidas, comenzó su activismo con un blog y ahora tiene casi 600.000 seguidores en Twitter. También está a punto de lanzar un proyecto de noticias digitales.

 

En años recientes, grupos de exiliados en Miami han tratado de ayudar a los cubanos a través de la tecnología enviando computadoras, laptops y dispositivos de memoria para almacenar y compartir información.

 

Sánchez y otros han pasado dolores de cabeza para decir que no los apoya el gobierno de Estados Unidos. Incluso sin relación alguna, analistas opinan que podría ser dañino el hallazgo de The Associated Press, de que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) financió la operación y creación de una red de telefonía móvil utilizada por más de 40.000 personas.

 

"Va a ser mucho más difícil para Yoani Sánchez hacer las cosas que quería hacer", opinó Andy Gómez, un profesor cubano jubilado de la Universidad de Miami y asesor de la firma legal Poblete Tamargo. "Pienso que el gobierno dirá `Mira, esto probablemente esté financiado por USAID'".

 

Documentos estratégicos obtenidos por The Associated Press muestran que Sánchez fue una de las personalidades que según los organizadores podrían transmitir su "microblog en Twitter a través de la plataforma de mensajería de ZunZuneo".

 

Las autoridades estadounidenses han defendido al llamado "Twitter cubano", el cual operó de 2010 a 2012.

 

La investigación de la AP encontró que el gobierno de Estados Unidos planeó la creación de ZunZuneo, una red de comunicaciones diseñada para socavar el gobierno comunista de la isla, creada usando empresas de fachada constituidas en secreto y financiada a través de transacciones con un banco extranjero. ZunZuneo es una palabra relacionada con el zunzún, el colibrí o zumbador cubano.

 

Desde el viernes, el renovado escepticismo de disidentes y exiliados ya era aparente en los medios de comunicación de la isla.

 

"Las denuncias del presidente Raúl Castro sobre los intentos desestabilizadores del gobierno de Estados Unidos contra Cuba fueron corroboradas con la revelación de un plan para impulsar a la juventud cubana hacia la contrarrevolución, con participación de una agencia estadounidense", publicó Prensa Latina.

 

Ted Henken, profesor en el Baruch College que ayudó a organizar la gira de Sánchez por Estados Unidos el año pasado, opina que la bloguera no se verá afectada en el largo plazo. "Aunque en el corto plazo, complicará su proyecto", dijo.

 

El proyecto, que duró dos años y atrajo a decenas de miles de suscriptores, trató de evadir las fuertes restricciones que el gobierno cubano ha impuesto sobre el acceso a internet a través de una plataforma primitiva de medios sociales. En primer lugar, la red ayudaría se volvería popular entre los jóvenes en Cuba; luego el plan era para empujarlos hacia la disidencia.

 

Sin embargo, sus usuarios nunca supieron que el proyecto fue creado por una agencia de Estados Unidos vinculada al Departamento de Estado, ni que los contratistas estadounidenses estaban reuniendo datos personales sobre ellos con la esperanza de que algún día esa información fuera utilizada con propósitos políticos.

 

Autoridades estadounidenses han dicho que el programa cumple con la misión de USAID, que fue "debatido" por el Congreso y no era una operación secreta que requiriese la aprobación de la Casa Blanca.

 

El programa debutó poco después del arresto en Cuba en 2009 del contratista estadounidense Alan Gross, quien fue condenado a prisión tras viajar repetidamente a la isla en otra misión clandestina de la USAID para ampliar el acceso a internet mediante el uso de tecnología avanzada.

 

Cuba tiene una de las tasas de penetración de internet más bajas y muchos cubano-estadounidenses manifestaron su apoyo a ZunZuneo.

 

"Soy de los que piensa que deberíamos hacer eso en Cuba, Corea del Norte o Irán, donde el acceso a las redes sociales no está permitido por el gobierno", dijo el legislador republicano de Florida, Mario Diaz Balart.

 

El hallazgo se conoce la misma semana en que Sánchez dijo a una audiencia en Miami que planea lanzar su propia red de noticias digitales este mes, donde usará el correo electrónico, textos y dispositivos de memoria para difundir el trabajo de los periodistas independientes.

 

La activista no ha comentado públicamente sobre ZunZuneo.

 

Sin embargo, Henken y otros manifestaron su preocupación por la consecuencia que tendrá en ella.

 

"Las autoridades cubanas ya tratan de pintar a blogueros críticos como Yoani como mercenarios financiados por Estados Unidos y el reporte sobre ZunZuneo sólo les dará más munición", dijo Emily Parker, exasesora del Departamento de Estado y autora del libro "Now I Know Who My Comrades Are" (Ahora sé quiénes son mis camaradas), un retrato de los activistas de internet en China, Cuba y Rusia.

 

Parker indicó que en especial le preocupan los blogueros menos conocidos y que tienen menos visibilidad internacional que Sánchez.

 

"Las autoridades ahora seguramente presentarán más a estos blogueros como subversivos financiados por Estados Unidos".

RAÚL SUFRE DESPRENDIMIENTO DENTAL DEL PIQUE QUE HA AGARRADO

Cuba enojada por revelaciones sobre Zunzuneo

LA HABANA (AP) -- La creación de una red de comunicaciones diseñada para socavar el gobierno comunista de la isla, creada por el gobierno de Estados Unidos usando empresas de fachada constituidas en varios lugares del mundo y en secreto y financiada a través de transacciones con un banco extranjero, provocó enojo entre sus inocentes usuarios.

 

Las autoridades, por su parte, dijeron que el intento estadounidense por desestabilizar su gobierno, liderado por USAID, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, demuestra que Washington no cesa en sus intenciones intervencionistas.

 

"La información contenida en el artículo de la agencia norteamericana AP confirma las reiteradas denuncias del Gobierno cubano", según una nota de la cancillería. "Se demuestra una vez más que el Gobierno de Estados Unidos no ha renunciado a sus planes subversivos contra Cuba, que tienen como propósito crear situaciones de desestabilización en el país".

 

La dependencia gubernamental se quejó además de que Estados Unidos irrespetó el derecho internacional por realizar acciones encubiertas contra la isla.

 

La revelación sobre el origen de la red social Zunzuneo se conoció en la isla luego de que medios extranjeros y los principales medios nacionales publicaran en sus portadas, entre jueves y viernes, la investigación de The Associated Press (AP).

 

Canales de televisión muy populares en la isla también reprodujeron la información de la agencia.

 

Algunas personas expresaron enojo por haber sido parte, sin su consentimiento, de éste proyecto secreto de la USAID.

 

"Me inscribí a ese servicio para recibir resultados actuales de las ligas de fútbol por SMS (mensajes de texto), no propaganda", dijo un usuario asaltado en su buena fe que era identificado como "Romo" en la página de comentarios de la página oficial Cubadebate, que hizo una versión de la investigación. "Si Etecsa (compañía telefónica) me hubiera brindado ese servicio, no me habría inscrito".

 

En una investigación, la AP determinó que la red de comunicaciones Zunzuneo tuvo en su apogeo más 40.000 suscriptores cubanos en 2012, luego de que el servicio fuera mercadeado como una red para compartir noticias e intercambiar opiniones.

 

El servicio fue bautizado como `Zunzuneo' en referencia al sonido que produce el aleteo de una especie de colibrí oriundo de Cuba.

 

El proyecto duró más de dos años entre 2009 y 2012, la USAID y sus contratistas hicieron un esfuerzo significativo para ocultar los lazos que Zunzuneo tenía con Washington, según entrevistas y más de 1.000 páginas de documentos obtenidos por la AP.

 

El gobierno de Estados Unidos estableció empresas de fachada en España y cuentas bancarias en las Islas Caimán para ocultar las transacciones financieras y trataron de contratar a altos ejecutivos de empresas privadas sin decirles que se trataba de un proyecto financiado con dinero de los contribuyentes de ese país.

 

Para los cubanos, la única condición era ser nacidos en Cuba y residir en la isla.

 

La red fue creada para atraer a jóvenes con el propósito de propiciar lo que denominó la "primavera árabe", manifestaciones que culminaron con gobiernos en Medio Oriente.

 

Se desconoce si el programa era legal bajo las leyes de Estados Unidos, que requieren autorización por escrito de parte del presidente para acciones encubiertas así como una notificación del Congreso.

 

"Una vez más queda demostrado que la USAID gasta y gasta al gobierno de los Estados Unidos en su misión `Humanitaria' por el mundo y no resuelve absolutamente nada", dijo en la misma página de comentarios de Cubadebate el usuario Adonis de los Ángeles Vázquez.

 

Aunque en Cuba el acceso a internet es limitado, la penetración de la telefonía celular tuvo un auge desde 2007 cuando pasó de 400.000 cuentas en internet a tener las actuales 1,8 millones, según información oficial.

 

En el último año las autoridades dieron también algunos pasos para incrementar el acceso a Internet con la apertura de más de 200 salas de internet. Pero navegar por 4.5 dólares la hora resulta muy costoso para la mayoría de las personas, por lo que los teléfonos celulares siguen siendo muy populares.

 

Muchos cubanos tienen a internet a través de sus centros de estudio o trabajo.

 

La investigación de AP demostró que las reiteradas alegaciones del presidente Raúl Castro de una ciberguerra en curso contra la isla son ciertas, dijo por su parte la agencia oficial de noticias Prensa Latina.

 

"Zunzuneo se une a una extensa lista de operaciones secretas anti cubanas, que incluyen desde la invasión por la bahía de Cochinos, los intentos de asesinar a Fidel Castro" hasta "la introducción de enfermedades como el dengue hemorrágico en la isla, entre otras de la guerra biológica", agregó.

 

Estados Unidos mantiene un embargo económico en contra de Cuba desde comienzos de la década de los 60 para presionar por cambios en su sistema político.

TRAGEDIA
Más de 40 heridos en accidente en zona turística de Cuba

Tres de las personas que sufrieron lesiones graves, con traumas craneal y medular, fueron remitidas al hospital "Calixto García" de La Habana

 

LA HABANA, Cuba.- Un total de 41 personas heridas dejó un accidente de tráfico ocurrido hoy al volcar un autobús en una carretera de la zona turística de Soroa, en la provincia de Pinar del Río, la más occidental de Cuba, informaron medios oficiales.

 

El accidente se registró en la vía que une a la localidad de Candelaria con Soroa, cuando un auto realizó una maniobra incorrecta que obstaculizó la marcha del autobús, dijeron testigos citados por la estatal Agencia de Información Nacional (AIN).

 

Tres de las personas que sufrieron lesiones graves, con traumas craneal y medular, fueron remitidas al hospital "Calixto García" de La Habana, informaron fuentes de salud.

 

Otros tres heridos fueron operados en el hospital "Comandante Pinares" de San Cristóbal, en Pinar del Río, mientras el resto era atendido en las salas de cirugía general, ortopedia y emergencias, de esa institución de salud.

 

Hace apenas una semana, dos personas murieron y 40 resultaron heridas a causa del choque de un autobús de pasajeros contra una camioneta en la provincia oriental Santiago de Cuba.

Un país, dos mundos
La Habana: pobreza tras el glamour

 

Han surgido casas de alquiler, gimnasios, bares de tapas, cafés y restaurantes privados muy parecidos a los que un cubano pobre solo ve en filmes extranjeros

 

LA HABANA-- Justo frente al parque Córdoba, en el barrio habanero de La Víbora, está enclavada una paladar de lujo llamada Villa Hernández. Es una casona despampanante, construida a principios del siglo XX y renovada al detalle por su dueño.

 

En la entrada, un amable portero muestra al cliente el menú en una carta revestida de cuero negro. Una piña colada cuesta casi cinco dólares. Y una comida para tres personas no baja de 70 cuc, el salario de cuatro meses de Zaida, empleada de un comedor situado a dos cuadras del glamour de Villa Hernández y al cual acuden jubilados, ancianos y pobres de los alrededores.

 

“No es un comedor, es un restaurante estatal para personas de bajos recursos. Le llaman 'la Ruta 15' y el menú habitual es arroz blanco, un infame potaje de chícharos y croquetas”, cuenta Zaida.

 

Al igual que la mayoría de los vecinos de la zona, ella jamás se han sentado en una banqueta del bar de Villa Hernández a beber un mojito o "picar" tapas de jamón serrano.

 

A una cuadra de la paladar, en la esquina de Acosta y Gelabert, en una casa de puntal alto en peligro de derrumbe, viven apiñadas 17 familias. La gente se las ha agenciado para transformar antiguas habitaciones en viviendas.

 

El método para ganar espacio es levantar barbacoas (pisos intermedios) de madera o concreto fundido. Cada cual, a su aire o según sus posibilidades económicas, ha construido baños y cocinas sin el asesoramiento de un ingeniero o arquitecto.

 

Hasta en el antiguo sótano, donde antaño existió un establo de animales, han acondicionado un sitio que solo con mucha imaginación se puede llamar morada.

 

Los vecinos del lugar ven a la paladar Villa Hernández como un territorio extranjero. “Me han contado que se come muy bien. Me da vergüenza entrar y preguntar sobre la oferta. ¿Para qué, si no tengo dinero? Por el fin de año pusieron adornos bonitos y un Santa Claus grandísimo. A mis hijos les he dicho que ese tipo de paladares no están al alcance de nuestros bolsillos”, dice Remigio.

 

Como pequeños islotes, en La Habana han surgido casas de alquiler, gimnasios, bares de tapas, cafés y restaurantes privados muy parecidos a los que un cubano pobre solo ve en filmes extranjeros.

 

Existe una Habana nocturna con demasiadas luces, elegantes diseños y aire acondicionado excesivo, que suele ser la carta de presentación del aparente éxito de las controvertidas reformas económicas promovidas por Raúl Castro.

 

Es bueno que surjan pequeños negocios privados. La mayoría de la población aprueba cortar de cuajo la dependencia con el Estado, gestor principal de la miseria socializada que se vive en Cuba.

 

Pero los ancianos, jubilados, profesionales y trabajadores estatales se preguntan cuándo acontecerán reformas salariales justas, que permitan a un obrero adquirir un electrodoméstico o tomarse una cerveza en un bar privado.

 

“De eso se trata. Casi todos en Cuba aprobamos que la gente abra negocios. A fin de cuentas, en materia económica, el Gobierno ha demostrado una letal ineficacia. Pero hay dos discursos: uno se vende a potenciales inversores extranjeros y otro interno, que sigue machacando el compromiso con el marxismo y gobernar para favorecer las capas más pobres”, señala Amado, ingeniero.

 

En el campo de los negocios, el Gobierno ha abierto la puerta, pero no del todo. En los lineamientos económicos promulgados, se reconoce que los pequeños negocios están diseñados de manera que la gente no acumule grandes capitales.

 

Un sector numeroso de funcionarios del partido y la prensa oficial, en cada emprendedor privado cree ver un futuro delincuente.

 

De momento, al trabajo por cuenta propia lo cercan con altos tributos, la dilatación de la apertura de un mercado mayorista y una legión de inspectores estatales que exigen un sinfín de parámetros, como si estuviese anclado en Manhattan o Zürich y no en una nación donde escasea desde la pasta dental y el desodorante hasta los huevos y la sal.

 

La pobreza como elemento de venta

 

El régimen aprovecha la pobreza para vender la marca Cuba. “Se ha creado una mercadotecnia que muestra a una isla entremezclada con imágenes de solares, mulatas bailando reguetón, jóvenes alegres tomando ron, autos estadounidenses de los años 50, el hotel Nacional y paladares de lujo”, dice Carlos, sociólogo.

 

Gerentes exitosos, como Enrique Núñez, dueño de La Guarida, enclavada en el barrio mayoritariamente negro de San Leopoldo, en el centro de La Habana, también se benefician del entorno para crecer en sus negocios.

 

La Guarida fue una de las locaciones de la película Fresa y Chocolate, del fallecido director Tomás Gutiérrez Alea. Allí, entre otros muchos, han cenado la Reina Sofía de España, Diego Armando Maradona y congresistas estadounidenses.

 

El ruinoso edificio multifamiliar donde está situada, con sábanas puestas a secar en balcones interiores y mulatos y negros desempleados jugando dominó al pie de la escalera, se ha convertido en el sello particular de La Guarida.

 

“Sí, es vergonzoso. Pero montar negocios gastronómicos o de hospedaje en barrios ruinosos repletos de buscavidas y jineteras, resulta un valor agregado que funciona. Quizás eso pasa porque La Habana todavía no es una ciudad violenta o peligrosa como Caracas. Y a los europeos ingenuos les gusta ese toque de modernidad rodeada de miseria africana”, apunta el propietario de un bar en la parte antigua de la ciudad.

 

Mientras la propaganda gubernamental sobredimensiona las aperturas económicas, Zaida se pregunta si algún día su salario en el comedor estatal le permitirá tomarse un daiquirí en Villa Hernández. Para ella, de momento, es más fácil que en Cuba nieve.

PAÍS EN CRISIS
Políticos en Cuba: "échenlos a todos"

Son la cara visible de una extravagante democracia directa que jamás ha funcionado y el malestar contra ellos va en aumento

    LA HABANA, CUBA.- Agustina, anciana encorvada y con un rosario de achaques que van desde diabetes, migraña y artrosis avanzada, vive sola en una pequeña habitación en peligro de derrumbe.

 

Acaba de cumplir 79 años y ese día hizo lo que más le gusta: escuchar la radionovela. En una renegrida cazuela de hierro, preparó un caldo donde flotaban algunas viandas y el minúsculo trozo de pollo que le tocó por la 'libreta'. En su onomástico no hubo cake y nadie le cantó felicidades. Ni siquiera una foto de familia.

 

“Mi única hija está peor que yo. Madre soltera de dos hijos, trabaja vendiendo café, refrescos y pasteles en un negocio particular”, cuenta Agustina mientras se mece en un sillón desvencijado. Su pensión de 211 pesos -menos de 9 dólares-, como maestra jubilada apenas le alcanza para comprar plátanos, viandas y varias cabezas de ajo; pagar la luz, el gas y el agua.

 

Además, 45 pesos mensuales, en concepto de deuda, por una olla arrocera y una nevera otorgadas por el Gobierno en 2006, cuando Fidel Castro lanzó una campaña nacional para ahorrar energía eléctrica. “Los dos artefactos están rotos, pero todavía debo algunos miles de pesos. Lo más probable es que me muera y no termine de pagar la deuda. Yo era de las que confiaba en el sistema. Creía que era justo. Que era una revolución para ayudar a los más pobres. Pero ahora con 79 años en las costillas me he desengañado”, confiesa la anciana.

 

Los ancianos, los más perjudicados

 

Desde hace una década, reiteradamente Agustina en las reuniones de barrio le plantea al delegado del Poder Popular la urgencia de reparar el techo de su cuarto. “Está repleto de goteras y a cada rato se desprende un pedazo. Las paredes están agrietadas. No tengo dinero para comprar materiales y pagar mano de obra. Siempre le digo al delegado que quizás en la próxima reunión la noticia sea que el techo se desplomó y me sepultó. Entonces ya dejaré de molestar con mis pedidos”, señala Agustina.

 

En este proceso de cambios de corte económico que hoy tiene lugar en la isla, los ancianos son los más perjudicados. Salen mal parados. Cuba no es país para viejos. Cuando usted camina por las calles, se observan cientos de mujeres y hombres de 60 años o más, recogiendo latas vacías de refresco y cerveza. O vendiendo cucuruchos de maní, cigarrillos sueltos o jabas de nailon. Muchos son alcohólicos. No tienen un techo ni una cama donde pasar la noche. Viven pidiendo limosnas o se ganan la vida con la venta de libros y artículos viejos en portales de céntricas calzadas.

 

A pocos metros de Agustina vive Héctor, 82 años, hipertenso severo, casi ciego, que ya ha olvidado las veces que al delegado del Poder Popular le ha solicitado herrajes reparar las tuberías de su casa. “Desde hace dos años no nos llega el agua. Vivo con mi esposa, enferma de aterosclerosis. Entre los dos no llegamos a 550 pesos de pensión. No tenemos hijos o parientes que asuman el gasto de esas reparaciones. Cuando escuché al presidente Raúl Castro decir que está es una revolución de los humildes y para los humildes, apagué el televisor. El Gobierno se ha olvidado de los más necesitados. Hay que echar a todos los políticos”, apunta Héctor en tono enérgico.

 

Los delegados del Poder Popular son la cara visible de una extravagante democracia directa que jamás ha funcionado. No es una mala idea del todo que los vecinos elijan a personas encargadas de velar por los problemas del barrio, los ancianos, enfermos o gente en extrema pobreza. En Suiza funciona la democracia directa. Mediante votaciones y referendos, los habitantes de cada cantón deciden si quieren elevar el salario mínimo, limitar la entrada de trabajadores extranjeros o la construcción de un túnel ferroviario. Pero Cuba no es Suiza. Y los delegados municipales son auténticos peleles.

 

Una delegada que optó por el anonimato explica que “en teoría, los diferentes organismos e instituciones nos deben escuchar y gestionar nuestras peticiones. Pero son pocas las puertas que se abren y los funcionarios que nos escuchan. Siempre tienen a mano la misma respuesta prefabricada, automática: no hay dinero, no hay recursos”.

 

Conversando con 18 personas, desde jubilados y amas de casa hasta obreros y profesionales, en edades comprendidas entre 24 y 82 años, fue unánime la respuesta de que la función del delegado de barrio es estéril.

 

“Deberían desmontar todo ese entramado institucional. No funciona. Y el representante del Poder Popular, paga los platos rotos con quejas subidas de tono de sus electores. Mientras no exista una verdadera voluntad estatal, ellos solos no pueden resolver los problemas”, acota Rosa, 37 años, ama de casa. En Turquía, Ucrania o Venezuela, cuando la gente está harta de políticos sinvergüenzas, ineficaces o corruptos se lanza a la calle a protestar al grito de “échenlos a todos”.

 

Se puede entender su enojo. Nadie les puede explicar por qué los políticos viven mejor, vuelan en primera clase y se alojan en hoteles cinco estrellas plus, mientras los servicios públicos se deterioran y una mayoría vive cada vez peor. En Cuba ese malestar no se traduce aún en manifestaciones ni protestas callejeras. Pero, créanme, una mayoría vive ya al límite.

POBLACIÓN QUE ENVEJECE
Culeros Castro desechables para ancianos: prioridad del Gobierno cubano

Las críticas por la atención a los ancianos -el sector más golpeado por las reformas económicas- son frecuentes en reuniones laborales y en plena calle

LA HABANA.- El Gobierno cubano declaró como prioridad de su sistema de salud la adquisición de equipos especiales y pañales desechables marcas Castro, para enfrentar los retos del envejecimiento creciente de su población.

 

“El envejecimiento poblacional es un fenómeno que nos involucra a todos por lo que urge elevar la disponibilidad de sillas de ruedas, bastones, colchones antiescaras, balones de oxígeno, camas fowler y cuñas, y financiar la reparación de casas de abuelos y hogares de ancianos”, dijo Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública, en un encuentro celebrado este miércoles con la prensa nacional.

 

El ministro mencionó también como un asunto preocupante la compra de pañales desechables Castro, para los ancianos, y dijo que se valora la posibilidad de producirlos en el país, aunque no se precisó una fecha. Dijo que los culeros Castro son los mejores en vista de que Fidel los usa desde hace tiempo y Raúl los comenzó a usar luego de una dicenteria ocasionado por su viaje a Venezuela.

 

Pañales en discusión

 

El tema de los pañales desechables ha recorrido un largo trecho desde diciembre del 2012, cuando el gobernante Raúl Castro lo planteó en una reunión del Consejo de Ministros, pero hasta ahora no ha tenido una respuesta concreta. Los pañales o culeros desechables para adultos y niños se adquieren en las tiendas en divisas a precios prohibitivos para los cubanos de a pie, pero últimamente resulta difícil hallarlos en el mercado.

 

Las críticas por la atención a los ancianos -el sector más golpeado por las reformas económicas implementadas por Raúl Castro- son frecuentes en reuniones laborales y en plena calle. Informes de la prensa independiente reportaron la muerte de cinco ancianos en el Hogar de Ancianos Chung Wah, en el municipio habanero de San Miguel del Padrón, a finales de enero. Los fallecimientos se atribuyeron a mala atención y carencia de avitualamiento.

 

En la reunión con Morales Ojeda se informó que el Ministerio de Salud Pública invertirá este año unos $91 millones de dólares en la compra de piezas de repuesto para hospitales y policlínicos en todo el país, así como en la adquisición de nuevas tecnologías médicas.

 

Del dinero previsto, unos $48 millones de dólares se destinarán a la compra de piezas de repuesto para equipos que están sin funcionar en la red de policlínicos, mientras que otros $43 millones serán para adquirir equipos de reposición y nuevas tecnología.

 

Carencias y justificaciones

 

“Conocemos las carencias materiales y tecnológicas que aún padecen algunas instalaciones hospitalarias y es una prioridad eliminarlas paulatinamente”, aseguró el ministro.

 

Morales Ojeda aseguró que no hay justificación para que no se mantengan las condiciones mínimas para la atención de los pacientes y sus acompañantes en los hospitales, y culpó a las administraciones de los centros por las carencias de sábanas, toallas, pijamas, jabón, ropa de cama y otros productos que aseguró “estaban garantizados”.

 

Agregó que es necesario incrementar la “cultura sanitaria” de la población para evitar la proliferación del cólera, el dengue y otras enfermedades diarreicas que han golpeado al país en años recientes.

 

El ministro Morales Ojeda reafirmó que los servicios de salud en Cuba no se verán afectados por el envío de colaboradores médicos a Brasil y otras regiones del mundo, una preocupación insistente de la población. Anunció que antes del 20 de marzo la cifra de médicos que llegarán a Brasil asciende a 11,430.

 

En total, Cuba tiene unos 50,000 colaboradores en 66 países, la mayoría de ellos, unos 35,000, en Venezuela.

El hombre nacido de mujer no puede vivir sin libertad.